Alcances de la salud ocupacional en el Perú

Con los años ha evolucionado notablemente el concepto del manejo de las empresas y su personal, y en las últimas décadas la humanidad ha aprendido a entender el valor de la fuerza laboral y cómo aprovechar realmente su potencial en un entorno saludable donde todos se encuentren totalmente cómodos y a su vez la empresa sea más productiva.

En un principio ese es el objetivo principal de la salud ocupacional, encargarse de la seguridad y bienestar de los colaboradores, lo que se reflejará en el ambiente de trabajo, en su progreso y mejoría para todos. Sin embargo, se desglosan también varios objetivos que no dejan de ser una prioridad a pesar de irse manejando como un adicional al principal, y eso ha traído por su puesto bastante logros haciendo que esta rama de la salud crezca, innove y mejore constantemente.

Por ello el concepto de trabajo y de trabajador ha evolucionado, orientando la actividad humana hacia la obtención de valor, diseño, decisión, autonomía y cooperación. Así el trabajador forma parte de un sistema, subsistema y comunidades de prácticas dentro del centro de labores y el trabajo mismo.

Esto principalmente es un gran logro por parte del apoyo de la salud ocupacional en las empresas, ya que los colaboradores pasan a formar parte de grupos de estudio y disciplinas complejas que trascienden sus marcos convencionales de actuación, y ya no se consideran como objetos básicos que solo siguen instrucciones. Se ha humanizado el valor de la empresa a través de este cambio.

El aporte del profesional médico, de enfermería, psicología y de ingeniería se ubica en la dedicación de la fuerza de trabajo ya no sólo en el proceso de trabajo, como su centro de atención y quehacer sino en la gestión operacional y estratégica de la empresa, logrando otro alcance más en el que es necesaria esta rama dentro de toda empresa, negocio y organización actual. Tanto ha sido este impacto, que ya forma parte de las leyes en el Perú, el que se cuente con la salud ocupacional en todos estos sectores.

A raíz de estos logros y avances ahora la orientación de los profesionales en salud ocupacional aborda problemáticas con un énfasis mayor y diferente como el del ausentismo laboral, el clima organizacional, las competencias, habilidades y destrezas, la especialización de operadores, la gestión del conocimiento y la recuperación del capital de trabajo, entre otras.

De otro lado, la población laboral también ha tenido cambios importantes en las últimas dos décadas como consecuencia del mejoramiento de su ambiente de trabajo aparte del acceso a nuevos recursos de formación laboral y profesional. El trabajador peruano viene interviniendo en tareas de mayor complejidad en su labor, participando directamente de la gestión de procesos, así como desarrollando un perfil de competencias laborales basados en el desarrollo de atributos de liderazgo, comunicación, trabajo en equipo, en situaciones con baja predictibilidad y con diferentes escenarios y factores de presión social.

Partiendo de estos avances que eran naturalmente inevitables tras la eficacia de la salud ocupacional, ahora esta no será entendida solamente como la excepción de estados y la sensación de bienestar, sino cada vez más dependiente de la funcionalidad del ser humano y de la percepción que sobre él tenga una organización social y productiva de la obtención de resultados.

En este sentido la salud expresada en un concepto de grupos, periodos y tareas son ahora cada vez más relevantes que la sola concepción de la salud individual, pero también la salud individual se refleja en el autocuidado y la medicina preventiva, que también ha tenido un gran alcance al procurar la disminución tanto de accidentes en el trabajo como las enfermedades crónicas.

Este último punto es realmente considerable porque al prevenir el desarrollo de las enfermedades que tienen grandes niveles de mortalidad no solo en el Perú sino en el mundo, se entiende que la salud no solo alcanza al ambiente de trabajo o se queda dentro de una empresa, sino que también está mejorando las vidas de las personas, y por ende la de sus familiares también.

La salud ocupacional continuará creciendo, cambiando los objetivos principales como objetivos básicos ya esperados, y alcanzando muchos otros dentro de uno principal que se comparte con otras profesiones, que sería el mejorar la calidad de vida de las sociedades y así lograr una plena prosperidad.

 

Fuente del artículo de Pulso Corporación Médica:
BS Grupo