Consecuencias graves del estrés laboral

El estrés laboral conduce a graves consecuencias si no se maneja adecuadamente. Como cualquier tipo de estrés si se alarga el malestar, la sintomatología psíquica puede acabar traduciéndose en síntomas físicos, que necesitan ser controlados y prevenidos para poder mitigarlos.

Por ello es que Pulso Corporación Médica, se preocupa por ofrecer las mejores alternativas para mejorar la calidad de vida de los colaboradores, puesto que su trabajo ocupa gran parte de su tiempo, y la mejor forma es tener la garantía de llevarlo saludablemente.

Una consecuencia grave de altos niveles de estrés es el deterioro cognitivo y la dificultad para concentrarse, haciendo referencia a la capacidad de rendimiento que se va dificultando en algunas tareas si se ejerce mucho esfuerzo y agotamiento, la mente puede saturarse y dejar de tener un nivel óptimo para trabajar, y que naturalmente existan grandes dificultades para focalizar su atención en una determinada tarea.

Por otro lado, el estrés presenta ante la mente de una persona, ideas que pueden influir en un estado ansioso o depresivo, por ejemplo, el hecho de no poder abarcar todas aquellas tareas encomendadas, hace que el organismo padezca ansiedad, e incluso depresión al sentirse incapaz de realizarlas.

Los trastornos del sueño o dificultad para conciliar el sueño son una consecuencia común en las personas que sufren de estrés. El organismo está más activado de lo normal, por lo que el ritmo circadiano encargado de regular las horas de sueño se verá afectado.

En ocasiones, también el estrés contribuye al deterioro de las relaciones personales. Al no poder desconectarse del trabajo, una persona no encontrará un momento adecuado para dedicarse a la familia, los amigos o la pareja.

Las personas que sufren estrés laboral, tienen tendencia a adoptar conductas que pueden ser nocivas para ellos mismos, con posibilidades de que la persona se comporte de una forma adictiva a sustancias como el alcohol o el tabaco. Esto también es aplicable a desordenes en la alimentación.

Ahora bien, las cantidades elevadas de estrés en conjunto con los síntomas antes mencionados, contribuyen también a enfermedades graves, como problemas o alteraciones cardiovasculares. La hipertensión, enfermedades coronarias, arritmias, son algunas de las consecuencias de una vida llena de estrés y malos hábitos.

Por su parte, tanto la piel como el cabello reflejan los estados de ánimo y salud. Resulta común que las personas que sufren de estrés, puedan tener problemas cutáneos. Pérdida de cabello, manchas en la piel, picazón, etc. Además, el estrés puede ser causante también de contracturas musculares, aumento de riesgo de lesiones, dolores crónicos o patologías como la artritis, calambres, aparición de tics nerviosos, dolores intensos de cabeza, etc.

Por su parte también hay consecuencias a nivel digestivo, ya que este sistema es sensible a los cambios de salud mental, lo que el estrés puede derivar a diarrea, gastroenteritis, alteración del ritmo intestinal, estreñimiento, úlceras pépticas y más.

La lista de consecuencias es extensa, por lo que siempre se hace énfasis en que cada empresa debe velar por la seguridad y salud física y mental de cada uno de sus colaboradores, de esta forma se mejoran tanto la calidad de vida como la productividad.

Fuente: Nueva Tribuna

leave a Comment