Consejos de alimentación para mejorar el rendimiento

El propiciar mejores buenos hábitos de alimentación es parte importante también de la Salud Ocupacional, ya que los colaboradores que se encuentren en mejores condiciones físicas y de salud en general, hará que se incremente la producción, no solo en la empresa sino en las sociedades.

Según un estudio de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), las comidas saludables consumidas en un ambiente limpio y tranquilo no deben considerarse un lujo sino que, por lo contrario, son fundamentales para el estado de ánimo, la salud, la seguridad y la eficacia de los trabajadores.

Por ello nunca falta que se haga énfasis en el cuidado de la alimentación en toda organización, siendo pieza fundamental de la salud, la cual a su vez es la base de un rendimiento realmente notable y eficiente. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) un 20 % de los empleados pueden elevar su productividad siguiendo una alimentación saludable.

Por ende, mantener buenos hábitos permitirá:

  • Mantener un bienestar mental y físico.
  • Trabajar mejor.
  • Elevar el rendimiento laboral.
  • Reducir el absentismo laboral por enfermedades relacionadas con una alimentación poco saludable.

Por su parte, la promoción de una alimentación saludable en el ámbito laboral la puede conseguir el empresario incluyendo menús saludables en la cafetería, maquinas expendedores con opciones como frutas naturales, yogures desnatados, ensaladas, además de facilitar nevera y microondas para que sus empleados puedan traer comida fresca de casa, y por supuesto más dispensadores de agua para elevar su consumo.

Sumado a esto también se pueden promover programas de talleres y cursos de nutrición para los empleados, así como ofrecerles consejería nutricional para mejorar su estado de salud. Una dieta saludable contribuye a la prevención de enfermedades graves como las patologías cardiovasculares.

En vista de estos hechos, Pulso Corporación Médica ofrece 8 Consejos de alimentación saludable:

  • No saltarse ninguna comida, en especial el desayuno.
  • Organizarse y cocinar en casa.
  • Reemplazar los cereales refinados por los integrales (pan, pastas, etc…).
  • Aumentar el consumo de fruta y verdura.
  • No abusar de la sal.
  • Cocinar bien los alimentos para evitar contaminaciones.
  • Utilizar técnicas de cocción saludables considerando que las características organolépticas de los alimentos pueden variar con el tiempo o al recalentarlas.
  • De postre apostar siempre por la fruta.

Una alimentación equilibrada y en la cantidad y frecuencia adecuada mantiene el nivel de energía y mejora el rendimiento en el trabajo, y considerando que muchos trabajadores comen fuera de casa, sea en su entorno laboral o lugares cercanos, deben depender de su conocimiento en lo relativo a una dieta saludable y de la oportunidad de acceso a productos y elecciones que sean más nutritivas.

 

➡Cualquier información adicional comunicarse con Angie Duarte 987 845 921 (Whatsapp o llamada) del Equipo Comercial.

 

Fuente del artículo de Pulso Corporación Médica:
PrevenSystem

leave a Comment