Día mundial de la salud: Un compromiso personal

Una fecha tan importante para todas las entidades dedicadas al área de la salud no puede pasar por alto, y es que en el Día Mundial de la Salud, celebrado cada 7 de abril, se conmemora también desde 1948 la fundación de la Organización Mundial de la Salud, siendo la encargada de velar y procurar el cumplimiento de quienes juraron prevenir, tratar, sanar y salvar vidas.

Cada año se elige para esta fecha un tema que pone de relieve una de las esferas de interés prioritario para la OMS, siendo una campaña mundial en la que se invita a todas las personas a prestar una atención especial a un problema de salud con repercusiones en todo el planeta.

¡Únete! a nosotros y mejora la gestión ocupacional de tu empresa.

Por su parte, el área de Salud Ocupacional promueve la prevención de los accidentes del trabajo y las enfermedades profesionales en todo el mundo. No solo en este día, sino con una constante campaña de sensibilización destinada a centrar la atención en los riesgos laborales, y sobre cómo la creación y la promoción de una cultura de la seguridad y la salud puede ayudar a reducir el número de muertes y lesiones relacionadas con el trabajo.

 

Sin embargo, tener un estilo de vida saludable no solo depende de la organización en la que se trabaja, sino que se debe mantener siempre actividades cotidianas que reduzcan el riesgo de afecciones cardíacas, ataques al corazón, diabetes y cáncer.

¡Únete! a nosotros y mejora la gestión ocupacional de tu empresa.

Algunas personas suelen pensar que una vida saludable es sinónimo de sacrificios y restricciones, pero es una total falacia debido a que sólo se necesita una actitud positiva y muchas ganas por sentirte y lucir sano.

Por ello existen varias recomendaciones cotidianas que se pueden llevar a cabo para mantenerse saludable todo el año:

  • Comer sanamente: Ingerir diariamente frutas, verduras y granos integrales variados. Limitar el consumo de las bebidas con muchas calorías, azúcar, sal, grasa o alcohol. Recordar reducir las cantidades de carbohidratos, para evitar la acumulación de grasa en el abdomen.
  • Activarse: Realizar una actividad física al menos durante dos horas y media a la semana. Incluir actividades que aumenten las frecuencias cardíaca y respiratoria y que fortalezcan los músculos y huesos.
  • Protegerse: Usar cascos, cinturones de seguridad, protector solar y repelente de insectos. Lavarse las manos para detener la propagación de los gérmenes. Evitar el cigarrillo y el humo del tabaco de otras personas. Mantén relaciones sanas y seguras con familiares y amigos. Prepararse para enfrentar emergencias. Mantener listo un kit de provisiones.
  • Relájate: Procurar tener un equilibrio entre el trabajo, el hogar y las actividades recreativas. Buscar el apoyo de familiares y amigos. Mantener una actitud positiva y tomarse tiempo para relajarse.
  • ¡Únete! a nosotros y mejora la gestión ocupacional de tu empresa.

Y naturalmente no alejarse de los médicos: Los especialistas siempre indicarán cómo se puede reducir el riesgo de problemas de salud teniendo en cuenta el estilo de vida y antecedentes personales y familiares.

 

Artículo Pulso Corporación Medica, fuentes:
Portal de Naciones Unidas, Salud 180

 

¡Únete! a nosotros y mejora la gestión ocupacional de tu empresa.