El ejercicio puede incrementar la productividad en el trabajo

Las ocupaciones laborales ocupan gran parte del tiempo de cada individuo en este presente tan activo que se vive en muchas sociedades, sin embargo, debe haber espacio para todo, y el ejercicio forma parte vital para todos, no solo para mantenerse saludable, sino que también permite rendir mucho más en el trabajo.

Hacer ejercicio antes o durante la jornada laboral puede tener recompensas mucho más grandes de lo que se piensa, y más aun si el trabajo consiste en estar sentado frente a una computadora por largas horas. Pero con un poco de actividad diaria las funciones del cuerpo se mantendrán en optimas condiciones y por su puesto habrá mayor motivación.

Una manera mejorar el potencial laboral que tal vez muchas personas no han considerado es el ejercicio matutino o vespertino, el cual tiene innumerables beneficios que afectan a en el campo de trabajo.

El hacer un poco de ejercicio, así sea caminando al trabajo, ayuda al cerebro y al cuerpo a sobrellevar situaciones estresantes de un fuerte día de trabajo. El cuerpo a veces siente el desgaste por tanta presión, por ello una solución saludable es que recordar llevar una rutina de ejercicios, para liberar tensiones y mantenerse activo ante cualquier situación.

Se habla de una rutina matutina, puesto que el cortisol, la hormona del estrés, presenta niveles más altos durante la mañana, por lo que los entrenamientos más duros se hacen mejor en las primeras horas del día, para que encajen con el ciclo natural del cuerpo. Y sin embargo, también se recomienda hacer un poco de ejercicio más suave, como yoga, para calmar el cuerpo después de un largo día, y tener mejor descanso durante la noche.

Continuando con el sueño, así como el ejercicio ayuda a mantener un ritmo de vida activa, pero a la vez saludable, también mejora el descanso por las noches, ya que una rutina puede cansar el cuerpo y aliviar las mentes, ayudando a dormir de forma más profunda.

Finalmente, también se advierte que el ejercicio con demasiada fuerza puede tener un efecto contrario, no se debe llevar nada al extremo, ya que manejar mucho peso o sesiones de cario intensas pueden alterar los patrones naturales de cortisol, haciendo que una persona se encuentre demasiado alerta para dormir bien.

Siempre es mejor elegir un entrenamiento más tranquilo, que permita ejercitar el cuerpo, mejorando la fuerza y la movilidad, pero que sea equilibrado para que también ayude al cuerpo y mente a descansar. De esta forma, una persona puede mantener activa a las horas que son necesarias y ser mucho más productivo en todo lo que se proponga.

Fuente:
Redbull