Estilo de vida saludable para prevenir la hipertensión

Hoy 17 de mayo se está celebrando el Día Mundial de la Hipertensión Arterial, y como es costumbre, se pretende crear consciencia en la población mundial acerca de la importancia de mantener un estilo de vida saludable y de este modo una presión arterial saludable, siendo esta una temática que Pulso Corporación Médica aborda como prioridad como parte de su plan de salud preventiva.

Dando un poco de introducción, la presión arterial es determinada por la cantidad de sangre que el corazón bombea y la cantidad de resistencia de la sangre en las arterias, mientras más sangre sea bombeada y más delgadas sean las arterias, mayor será la presión arterial.

La hipertensión es una condición en la cual la fuerza de la sangre contra las paredes arteriales es tan alta que eventualmente causará problemas de salud. Se puede tener la presión arterial alta por años y no presentar síntomas, sin embargo, la hipertensión sin control eleva los riesgos de problemas cardiacos serios, incluyendo ataques al corazón o accidente cerebro vascular.

Los dos tipos de presión arterial elevada son la primaria o esencial y la secundaria. En la más común, conocida como primaria, no hay una causa claramente identificable. Este tipo de presión elevada por lo general aumenta a lo largo de los años.

La hipertensión secundaria se puede presentar como resultado de una condición previa o subyacente, y tiende a aparecer de repente, cos niveles más elevados incluso que los de la hipertensión primaria. Las causas pueden ser:

  1. Enfermedades de riñón.
  2. Tumores de la glándula suprarrenal.
  3. Defectos congénitos de los vasos sanguíneos.
  4. Efectos secundarios de medicamentos como pastillas anticonceptivas, antigripales y analgésicos.
  5. Drogas como cocaína o anfetaminas.

A pesar de que la presión arterial alta se desarrolla con el curso de muchos años y afecta a todos eventualmente, puede ser detectada fácilmente y, una vez diagnosticada, el médico puede recetar diferentes métodos para controlarla, incluso es parte de la rutina en una visita al doctor.

Una lectura de niveles de presión sanguínea cada dos años a partir de los 18 años de edad es lo más recomendado durante los análisis de rutina, y este monitoreo debe ser frecuente en caso de haber sido diagnosticado con hipertensión o enfermedades cardiovasculares. Los menores de tres años en adelante pueden llevar un control de presión arterial como parte de su chequeo médico anual.

Por su parte, los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir niveles altos de hipertensión, incluso si se está en un tratamiento para disminuir la presión arterial. Lo esencial es comer saludable, elevando la ingesta de alimentos como frutas, vegetales, granos enteros y lácteos bajos en grasas, consumir mucho potasio, que puede ayudar a prevenir y controlar la presión arterial, y disminuir el consumo de sal y grasas.

Mantenerse en un peso sano es una tarea a considerar para disminuir el nivel de presión arterial, por ello se debe aumentar la actividad física, con rutinas que contengan una meta mínima de 30 minutos de ejercicio al día.

Finalmente, como siempre se recomienda limitar el alcohol, el tabaco, y controlar el estrés. En términos generales, una actitud sana de mente y cuerpo es la clave para una mejoría y control de la salud.

Fuente del artículo de Pulso Corporación Médica:
Pfizer