Estrategias de la odontología preventiva

La odontología preventiva es la mejor forma de cuidar de la salud bucal y es una práctica que incluye varias estrategias que tienen lugar tanto en casa como en la clínica dental, lo que permite minimizar los riesgos de cualquier condición no deseada.

El cepillado dental y el uso del hilo dental al menos dos veces al día para eliminar la placa que se acumula en los dientes y la línea de la encía.

El uso del flúor fortalece los dientes y previene la caries dental.

Una dieta equilibrada es esencial para la salud dental, con menos azúcares y rica en calcio.

Las visitas regulares al odontólogo son la única forma de descubrir problemas dentales antes que causen un daño importante a los dientes.

Las limpiezas dentales regulares (de 6 a 12 meses) son necesarias para eliminar el sarro acumulado y remover las manchas dentales.

Las radiografías son útiles para detectar problemas en los dientes que no se pueden ver a simple vista, como las caries entre los dientes.

La ortodoncia permite corregir los problemas funcionales y estéticos, además de facilitar el mantenimiento de una correcta higiene dental.

Selladores. son revestimientos delgados que se colocan en la superficie masticatoria de los dientes para prevenir las caries dentales. Suelen utilizarse en odontopediatría.

La reducción del consumo de alcohol y tabaco, ya que son malos hábitos perjudican tu salud oral.

Los pacientes que entienden el resultado de una mala salud dental siguen correctamente los procesos preventivos, lo que facilita el mantenimiento de su salud oral.

Contenido: Propdental