Identificación del Síndrome metabólico en las empresas

El síndrome metabólico (SM) es un conjunto de anormalidades metabólicas consideradas como un factor de riesgo para desarrollar enfermedad cardiovascular y diabetes. Afecta a gran parte de la población, por lo que se hace gran énfasis en su prevención como principal factor, el educar a los pacientes a llevar vidas más saludables.

Los componentes del SM se han definido según diferentes guías y consensos. En el 2009 la publicación Harmonizing the Metabolic Syndrome sugirió un consenso para el diagnóstico de SM tratando de unificar los criterios de las diferentes organizaciones encargadas de identificar los criterios que comprenden este diagnóstico.

Respecto a la fisiopatología del SM, la resistencia a insulina ha sido considerada como base del desarrollo del conjunto de anormalidades que lo conforman, sugiriendo a la obesidad abdominal o central como responsable del desarrollo de la insulino resistencia.

Se acota también que el SM es predictor de diabetes por lo que las personas con este diagnóstico pueden considerarse en estado prediabético y este impacto ha sido demostrado por el incremento de la enfermedad ateroesclerótica subclínica en pacientes con el síndrome, aún sin el diagnóstico de diabetes.

En países como Estados Unidos y México, la prevalencia del SM es alrededor de 25% de su población adulta. En el Perú se ha publicado una prevalencia de 16,8% en esta población a nivel nacional y alrededor de 20 a 22% en la costa incluyendo Lima, con una mayor tendencia en la población femenina.

Hace unos 25 años, cuando se empezaba a realizar publicaciones sobre el SM el mayor riesgo estaba en personas de 50 años o más. Sin embargo, en la actualidad se ha presentado un incremento en la prevalencia y se está considerando como grupos de riesgo a personas de entre 30 a 35 años en promedio y siendo muchas veces asintomáticos pero reflejando las consecuencias del sedentarismo y los malos hábitos de vida de la sociedad de hoy.

Entonces, la evaluación del SM debe realizarse a personas obesas, aquellos con diagnóstico de dislipidemia, intolerancia a la glucosa, hipertensión y diabéticos. Se sugiere además, buscar el diagnóstico en personas que no realicen o tengan escasa actividad física, con antecedente familiar de diabetes o enfermedad cardiovascular y mujeres con ovario poliquístico o madres con hijos macrosómicos (más de 4,1 kg), considerándose como riesgo bajo o moderado según corresponda por el número de factores presentes.

Pulso Corporación Médica tiene un enfoque de prevención de las enfermedades no transmisibles y con ello busca reforzar la promoción de estilos de vida saludable en las empresas, con el objetivo de lograr un mayor desempeño laboral de sus trabajadores, la disminución del ausentismo y un compromiso empresarial conjunto, en la prevención de enfermedades que impactan en la gestión de la Seguridad y Salud en el trabajo.

➡Cualquier información adicional comunicarse con Milady Guillén 994.400.895 (Whatsapp o llamada) del Equipo Comercial.

 

Artículo por Pulso Corporación Médica