Impacto de la felicidad en la salud y desempeño laboral

Los estados de ánimo no sólo son el reflejo de lo que sucede tanto en el interior como alrededor de cada persona, sino que también tienen cierta injerencia en todo las acciones y decisiones, de este modo, las emociones pueden impulsar o destruir cualquier propósito planteado, dependiendo de cuales sean. En este sentido podría deducirse que mantener actitudes positivas siempre conllevará a mejores resultados, y es cierto, sobre todo en la salud.

Científicamente hablando, es un hecho absoluto que una emoción tan fuerte como la felicidad tiene un gran impacto positivo tanto en la salud física como la emocional, el sentirse bien es, en un sentido literal, encontrarse bien en todos los sentidos. En 1938 la Universidad de Harvard empezó un estudio de observación a 724 hombres de 19 años pertenecientes a dos grupos: estudiantes de Harvard y jóvenes de barrios pobres.

Este estudio no sólo incluyó entrevistas con los grupos en observación y sus familias, sino también test psicológicos y pruebas médicas que continuaron hasta el año 2013, siendo este el único estudio realizado con la población más grande y observada durante varias décadas.

Justamente en noviembre del 2015 dicha investigación concluyó que la felicidad se logra cultivando relaciones saludables y constructivas. Las personas con buenas conexiones sociales con la familia, los amigos y la comunidad son más felices, más sanas y viven más que las que tienen menos vínculos.

Se podría deducir también que la soledad puede ser tóxica, lo que conllevará a resultados no deseados en la salud ya que el cuerpo suele somatizar (convertir los trastornos psíquicos en síntomas orgánicos y funcionales) las emociones, entonces el ánimo de cada quien puede ser un factor determinante para la salud.

El estudio en los hombres que reconocieron sentirse aislados se encontró que fueron más susceptibles a recaídas de salud en su mediana edad, sus funciones cerebrales disminuyeron más rápidamente y vivieron menos que las personas que no estaban solas.

Sin embargo, todo esto no se trata de tener amigos o estar en una relación de pareja para evadir la soledad, sino más bien de contar con relaciones de calidad. El estudio de Harvard halló que las personas más satisfechas con sus relaciones a los 50 años fueron los más saludables a los 80 años.

También se determinó que este tipo de vínculos protegen el cerebro. Quienes tienen relaciones en las que se sienten protegidos tienen recuerdos que permanecen más nítidos en el tiempo; mientras que las personas que no tienen relaciones de confianza son las que pierden antes la memoria.

Entonces, partiendo de estos hechos comprobados se ha podido determinar a niveles generales en todo el globo, que la felicidad tiene un gran impacto en la vida en general. Siendo esta también una de las misiones de Pulso Corporación Médica como procurador del bienestar de los colaboradores.

Y es que al mantener un estado de ánimo positivo y procurar la felicidad como parte del día a día, tendrá una fuerte repercusión en las actividades laborales, como más productividad, mejor calidad de trabajo, mejores relaciones entre compañeros de trabajo como con clientes, lo que se traduce como un ambiente laboral agradable y una vida más plena disfrutando de lo que se hace, lo que en consecuencia traerá también mejores recompensas tanto a corto como a largo plazo para todos.

Entonces, el hecho de sonreír y disfrutar de las actividades laborales controla la elevada secreción de cortisol y adrenalina que se relaciona con el estrés y la ansiedad, entonces al disminuir estas variables se podrá mantener un mejor estado de salud.

El hecho de mantener una actitud positiva reduce los miedos y preocupaciones, lo que permitirá conciliar mejor el sueño, evitando el insomnio y mejorando las horas de descanso del cuerpo. Por su parte también fortalece el corazón, ya que la felicidad activa la circulación, lo que controla la salud cardiovascular al reducir la presión arterial y aumentando la oxigenación de la sangre.

Finalmente, la tensión y sentimientos como la rabia o la tristeza generan gran cantidad de hormonas que limitan la capacidad de reacción del organismo, entonces estar feliz puede ayudar a protegerse de virus e infecciones, ya que mejora el sistema inmunológico con algo tan simple como sonrisas y la actitud, factores que generan más endorfinas que protegen al organismo.

➡ Cualquier información adicional comunicarse con Milady Guillén 994.400.895 (Whatsapp o llamada) del Equipo Comercial.

 

Fuente del artículo de Pulso Corporación Médica: RPP