Importancia de la prevención del sobrepeso y la obesidad

Existe un gran creciente de obesidad en las últimas décadas en todo el mundo, con cifras alarmantes que llegan a 1900 millones de adultos de 18 o más años con sobrepeso para el 2016, de los cuales 650 millones eran obesos, sumando también 41 millones de niños menores de 5 años. La obesidad ha cobrado más vidas de personas que la insuficiencia ponderal, pero lo interesante de todo esto es que puede prevenirse.

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos.

La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. A nivel mundial ha aumentado en la ingesta de alimentos de alto contenido calórico que son ricos en grasa, en conjunto con un descenso en la actividad física debido a la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, los nuevos modos de transporte y la creciente urbanización.

A menudo los cambios en los hábitos alimentarios y de actividad física son consecuencia de cambios ambientales y sociales asociados al desarrollo y de la falta de políticas de apoyo en sectores como la salud, la agricultura, el transporte, la planificación urbana, el medio ambiente, el procesamiento, distribución y comercialización de alimentos, y la educación.

Las consecuencias son bastante graves, un IMC elevado es un importante factor de riesgo de enfermedades no transmisibles, como cardiovasculares (principalmente las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares), que fueron la principal causa de muertes en 2012, la diabetes, los trastornos del aparato locomotor (en especial la osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones muy discapacitante).

El riesgo de contraer estas enfermedades no transmisibles crece con el aumento del IMC. Mientras que por su parte, la obesidad infantil se asocia con una mayor probabilidad de obesidad, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta. Sin embargo, además de estos mayores riesgos futuros, los niños obesos sufren dificultades respiratorias, mayor riesgo de fracturas e hipertensión, y presentan marcadores tempranos de enfermedades cardiovasculares, resistencia a la insulina y efectos psicológicos.

Ahora bien, el sobrepeso y la obesidad, así como las enfermedades no transmisibles vinculadas, como se ha dicho, pueden prevenirse en su mayoría. Son fundamentales unos entornos y comunidades favorables que permitan influir en las elecciones de las personas, de modo que la opción más sencilla (la más accesible, disponible y asequible) sea la más saludable en materia de alimentos y actividad física periódica, y en consecuencia prevenir el sobrepeso y la obesidad.

En el plano individual, las personas pueden optar por limitar la ingesta energética procedente de la cantidad de grasa total y de azúcares, aumentar el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos, y realizar una actividad física periódica.

La responsabilidad individual solo puede tener pleno efecto si las personas tienen acceso a un modo de vida sano, es decir, estará en la preocupación de cada uno por mejorar su estilo de vida y salud. Por consiguiente, en el plano social, Pulso Corporación Médica se siente responsable también de ayudar a las personas a seguir las recomendaciones mencionadas, mediante la ejecución sostenida de políticas e información de vitalidad.

Las opciones alimentarias más saludables están disponibles, son asequibles y fácilmente accesibles para todos, solo se debe tener la voluntad de mejorar y para esto se debe estar bien informado sobre las consecuencias de una vida bajo una alimentación poco saludable.

➡Cualquier información adicional comunicarse con Milady Guillén 994.400.895 (Whatsapp o llamada) del Equipo Comercial.

 

Fuente del artículo de Pulso Corporación Médica:  OMS