La fibra: parte de una alimentación saludable

En ocasiones se oye hablar de la fibra y sus beneficios, pero algunas personas tal vez no conocen en concreto que es y donde se consigue, por lo que se hace indispensable hacer más énfasis sobre este componente vegetal. La fibra contiene polisacáridos y lignina, es altamente resistente a la hidrólisis de las enzimas digestivas humanas.

Mayormente se reconoce a la fibra por su papel fundamental en la defecación y en el mantenimiento de la microflora del colon. Además de ayudar a prevenir el estreñimiento, las dietas ricas en fibra se consideran preventivas de enfermedades como la diverticulosis colónica, y ayudan a controlar la diabetes mellitus, la obesidad o el cáncer de colon.

La fibra se puede presentar en dos tipos. La fibra soluble atrae el agua y hace que el proceso digestivo sea lento, también reduce el colesterol, y puede encontrarse en el salvado de avena, la cebada, las nueces, las semillas, las lentejas y algunas frutas y verduras.

Por su parte, la fibra insoluble está en el salvado de trigo, las verduras y los granos integrales. Este tipo de fibra acelera el paso de los alimentos en el estómago y en los intestinos.

Una dieta que contenga fibra vegetal es de gran ayuda para mejorar la salud, ya que provoca una sensación de saciedad que puede ayudar a controlar el peso. Además, ayuda a mantener en equilibrio al conjunto de bacterias del intestino, encargadas de procesar algunos alimentos difíciles de digerir, favoreciendo como ya se ha mencionado, el tránsito intestinal, así como reduce la absorción de colesterol, glucosa y ácidos biliares.

Es importante considerar que dieta pobre en fibra prolongada en el tiempo puede desencadenar problemas como estreñimiento crónico, diverticulosis, cáncer de colon, síndrome de intestino irritable o colitis ulcerosa.

Las verduras, legumbres, frutos secos y frutas son la mayor y más natural fuente de fibra, así como los cereales: el trigo y sus productos derivados, el pan integral, el arroz integral, los cereales ricos en fibra, las pastas de trigo integral, y más.

Fuente: Cuidate Plus