Las 3 R como medidas para conservar el medio ambiente

Dentro de los hábitos saludables modernos dedicados a mejorar de forma general la calidad de vida en el mundo, resguardando el futuro próximo que vivirán las siguientes generaciones, está la regla de las 3 R, siendo una propuesta de consumo popularizada por organizaciones no gubernamentales y de carácter ecologista que cada vez atrapan a más países.

Este concepto hace referencia a estrategias para la reducción del volumen de residuos generados, el cual inició hace más de una década en Japón con la intención de establecer una sociedad orientada al reciclaje y poco a poco se desarrolló con el apoyo de otros 20 países con los mismos intereses en el medio ambiente.

Las 3 R consisten en Reducir, Re-usar y Reciclar. Se reduce el impacto ambiental con la reducción del consumo de bienes o energía, siendo un buen punto para empezar ya que actualmente la producción de energía produce grandes desechos, desde nucleares hasta dióxido de carbono.

Reutilizar o re-usar, de igual forma reduce el impacto en el medio ambiente de forma indirecta, ya que se puede volver a usar un objeto para extender su vida útil, ya que todos los materiales o bienes pueden tener más de una sola oportunidad de ser aprovechados, bien sea reparándolos para el mismo uso o buscándoles otro con un poco de imaginación.

Por su parte el reciclaje es el más popular, debido a las grandes campañas realizadas en todo el mundo, sobre todo con el alto nivel de consumo actual, donde se ha preferido usar envases reciclables de plástico, papel y vidrio, además de que la acción de reciclar también genera empleo en su proceso, lo cual es un valor social agregado.

La importancia de este tema es que las organizaciones modernas, cada vez más capacitadas para llegar más allá de sus funciones, se están destacando por la calidad de sus productos y servicios en materia de responsabilidad social y la capacidad para producir el mínimo impacto al medio ambiente, lo cual es considerable, porque dichas empresas son las que están creando estos hábitos para el presente, y el futuro.

Dentro de las actividades está la reducción del uso de materia prima, la generación de desechos, mediante el aprovechamiento de la tecnología digital, y por supuesto con un uso eficiente de la energía.

También se suma el tratamiento de aguas para su reutilización en riego, mantenimiento de áreas comunes o de vuelta a los procesos de manufactura específicos. Y por supuesto, el ya mencionado reciclaje que abarca desde papel, basura electrónica, cartones y empaques, hasta cauchos, baterías y chatarra.

 

Fuente del artículo de Pulso Corporación Médica:
Capacitación BlogSpot

leave a Comment