Medidas contra las enfermedades crónicas no transmisibles

Lamentablemente y para desconocimiento de muchos, las enfermedades crónicas no transmisibles constituyen la principal causa de muerte no solo en el Perú, sino también en el mundo entero. Además se incluyen dentro de las altas cifras de mortalidad a las lesiones externas graves, tales como accidentes, homicidios o también, suicidios.

Si de estadística de mortalidad se habla, las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) se caracterizan por tener una evolución lenta y una larga duración, presentándose por lo general como un virus o epidemia que va aumentando paso a paso con el envejecimiento de la población.

Y no solo esto, sino que los modos de vida actuales tan cómodos gracias a las facilidades de la tecnología, permiten problemas fuertes como la mala alimentación, o el sedentarismo, que contribuyen a este deterioro del cuerpo y propicia estas enfermedades.

Debido a lo anteriormente mencionados sumado a los factores de riesgo como tabaquismo, falta de actividad física o consumo excesivo de alcohol, es natural entender que dentro de este conjunto de enfermedades se encuentra la diabetes, el cáncer, enfermedades respiratorias crónicas y cardiovasculares, así como renales.

Ahora bien, actualmente también se toman medidas necesarias y eficaces para prevenir estas enfermedades, sobre todo al intervenir los factores de riesgo, siendo algo que las clínicas de Salud Ocupacional toman mucho en cuenta para mejorar la seguridad y estilo de vida de sus clientes.

En este caso Pulso Corporación Médica, presenta planes necesarios para llevar un control de salud indispensable para los colaboradores, vigilancia de enfermedades y factores de riesgo, así como orientación y atención a dichas enfermedades.

Los infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares son cada vez más comunes, por ello las medidas son cada vez más una necesidad y prioridad, ya que entre el cáncer y enfermedades como neumopatía obstructiva crónica o el asma acaparan un 63% del número total de muertes anuales en el globo, lo equivalente a 36 millones de personas, de las cuales el 80% se encuentran en países de ingresos bajos y medios.

 

Fuente del artículo:
Organización Mnudial de la Salud