Medidas de cuidado de la piel en el ambiente laboral

Toda empresa responsable está constituida por normas de seguridad para sus colaboradores, de modo que se puedan minimizar los riesgos tanto de accidentes como de enfermedades laborales, y así no sólo mantener activa la producción sino la salud y bienestar de todos los involucrados, por ello siempre es importante hacer énfasis en los cuidados que se deben tener y los riesgos que existen en las diferentes áreas de trabajo.

Luego de los problemas osteomusculares, las afecciones de la piel constituyen el grupo de enfermedades profesionales más comunes y usuales entre los trabajadores de distintos ámbitos, debido a las condiciones de trabajo que, si no se implementan medidas preventivas, podrían resultar bastante desfavorables.

Resumidamente, existen varias afecciones que pueden generarse en la piel, producidas por productos químicos, exposición al frio o calor, el contacto con hongos, virus o bacterias, por la manipulación de elementos o herramientas, y muchas más que deben conocer todos los trabajadores, sea para el cuidado en el ambiente laboral, o bien para su cuidado personal.

La primera medida para prevenir enfermedades dermatológicas y tener los cuidados necesarios para la piel es, depende del tipo de empresa en la que se labore, contar con la correcta información acerca de las sustancias y materiales que se usan en el trabajo, y lo que implica manipularlos.

De igual forma, todos deben contar con una lista de precauciones que considerar para minimizar los riesgos, así como información sobre cómo actuar en caso de que la sustancia tenga contacto con la piel, sin claramente dejar de lado las normas comunes de higiene que deben mantenerse, sobre todo en área de la salud y alimentación.

Haciendo un poco más de énfasis en la higiene personal, el lavado periódico de manos y zonas expuestas a las sustancias que pueden acarrear inconvenientes es totalmente necesario, con la intención de minimizar el tiempo que dichas sustancias pudiesen estar en contacto con la piel y evitar que los contaminantes se trasladen con el trabajador.

Por su parte la empresa debe contar con un buen equipo de aseo que, si bien se relaciona con la anterior medida, se deben proporcionar a los colaboradores los espacios óptimos para que puedan realizar tanto su limpieza personal, como encargados de la seguridad e higiene de todos los espacios.

Algo que toda empresa responsable sostiene, es la constante implementación de medidas colectivas de prevención respecto cada tipo de trabajo, es decir, sustituir sustancias nocivas, buenos sistemas de ventilación y extracción, instalaciones de aseo, etc.

Estas medidas colectivas generalmente son reforzadas con medidas de protección personal, lo que implica la utilización de elementos de protección para realizar el trabajo como guantes, botas de seguridad, cascos y lentes, entre otros equipos dependiendo del caso.

Si el trabajo requiere la utilización de cremas protectoras, deben ser aplicadas sobre la piel limpia antes de comenzar el trabajo y luego de cada descanso. De ningún modo se deben utilizar estas cremas si la piel padece alguna alteración, ni tampoco si se usan guantes de látex ya que el inconveniente puede verse agravado.

Finalmente, nunca estará de más mencionar que deben evitarse los productos abrasivos para limpiar la piel como serrín, arena o jabón en polvo, ya que lo más recomendable es utilizar limpiadores líquidos que sean biodegradables.

 

➡Cualquier información adicional comunicarse con Milady Guillén 994.400.895 (Whatsapp o llamada) del Equipo Comercial.

 

Fuente del artículo de Pulso Corporación Médica: Family Doctor

leave a Comment