Medidas de cuidado en zonas de alto riesgo de Paludismo

Cada 25 de abril se celebra el Día Mundial del Paludismo y como siempre la Organización Mundial de la Salud (OMS) es protagonista y promotora de los planes a desempeñar para combatir una de las enfermedades más antiguas de la humanidad, comunicando a través de otras instituciones y organizaciones dedicadas a la salud, que se destacan por generar interés en difundir información y atención a esta lucha. Pulso Corporación Médica se incluye con energía colectiva y el compromiso con la comunidad mundial con el objetivo común, que es un mundo libre de paludismo.

En este sentido, siempre se busca hacer énfasis en la prevención, una estrategia fundamental para reducir los daños causados por una enfermedad que sigue cobrando vidas cada año. El paludismo, o malaria, es causado por la transmisión del parásito Plasmodium a través de la picadura de mosquitos infectados. En 2015 hubo 212 millones de nuevos casos de paludismo y 429.000 muertes por esta causa. Cada dos minutos muere un niño por paludismo.

La mayor parte de los casos y defunciones por paludismo se concentra en África. Entre los síntomas del destacan la fiebre, las cefaleas y los vómitos, que generalmente aparecen 10 a 15 días después de la picadura del mosquito. Si no se trata rápidamente, puede estar en peligro la vida del paciente en poco tiempo, pues altera el aporte de sangre a órganos vitales.

Enfocado al entorno laboral, los riesgos aumentan al trabajar en zonas remotas con alta incidencia de este parásito, por lo que las recomendaciones para prevención siempre forman parte de una estrategia multidimensional para poder controlar y eliminar la enfermedad.

Si un trabajador se encuentra en una región de riesgo, debe tomar consciencia y atender a las intervenciones fundamentales, como son el uso de mosquiteros tratados con insecticidas y la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual, las pruebas diagnósticas y el tratamiento de los casos confirmados con antipalúdicos eficaces.

En los últimos años, estas medidas han reducido drásticamente la carga de paludismo en muchos entornos, sin embargo, la transmisión del paludismo persiste en muchos países del mundo. En el África subsahariana, la proporción estimada de la población que duerme al abrigo de mosquiteros tratados con insecticidas ha aumentado del 30% en 2010 al 53% en 2015. El número de embarazadas que reciben tratamiento profiláctico se ha multiplicado por cinco entre 2010 y 2015 en 20 países africanos.

La OMS continúa con los planes para acelerar el ritmo de estos progresos. En la Estrategia técnica mundial contra la malaria se aboga una reducción de los casos y las muertes en un 40% en 2020, en comparación con las cifras de 2015. Menos de la mitad (40) de los 91 países con transmisión del paludismo están en camino de alcanzar estas metas.

Para acelerar el avance hacia esas metas mundiales, la OMS pide a los países afectados por el paludismo y a sus asociados para el desarrollo que intensifiquen las inversiones en la prevención de esta enfermedad. Además, la Organización pide una mayor financiación destinada al desarrollo, evaluación y distribución de nuevos instrumentos.

Por eso, en esta fecha se sigue solicitando una mayor inversión y cobertura de métodos comprobados que previenen, diagnostican y tratan el paludismo. Medidas que son promovidas en Pulso Corporación Médica como parte de su interés en el cuidado de las personas que laboran en las zonas antes mencionadas.

Fuentes del artículo de Pulso Corporación Médica:
OMS
ViajarSeguro