Riesgos y soluciones ante la exposición continua a equipos en la oficina

En primera instancia pocos podrían notar que trabajar frente a un equipo electrónico podría ser peligroso, considerando trabajos de alto riesgo como el de los mineros o bomberos, pero la realidad es que trabajar frente a una computadora en la oficina conlleva también pequeños riesgos que a largo plazo podrían convertirse en problemas de salud.

Considerando la celebración del día de la informática el pasado 9 de diciembre, se exponen algunos de estos detalles que, generalmente son dolencias leves que pueden aliviarse, pero deben ser tomados en cuenta por la salud ocupacional para ofrecer soluciones a incorporarlas en la rutina diaria, evitando que las largas jornadas frene a un equipo tengan consecuencias futuras.

Esta lista podría empezar con irritación en los ojos, siento estos el órgano que más se resiente a causa del uso continuo de pantallas, y si se suma el tiempo que una persona ocupa en su celular, más el tiempo que se expone frente a una computadora en su trabajo, no es raro que muchos tengan molestias en la vista, ojos rojos, y sensación de sequedad.

Esto ocurre porque al estar frente a una pantalla se parpadea menos de lo necesario y los ojos no reciben la hidratación adecuado, así como también la posición del monitor. Una buena forma de manejar esto es ajustar el brillo de la pantalla, recordar mantener los ojos hidratados y procurar no estar muy cerca, descansar de vez en cuando es ideal.

Asimismo, se debe comprobar que la posición del monitor con respecto a la vista es la correcta: su parte superior debería estar alineada con los ojos, de forma que al mirarlo se incline ligeramente la vista y así el párpado los protege un poco más.

Por otro lado, los ojos pueden sufrir más de una condición ya que son los más afectados, y la exposición sin intervalos de descanso conlleva a fatiga. Esto se reconoce no solo con el cansancio, sino con dolor en los ojos y en los músculos que los controlan.

Es realmente fácil de aliviar, solo deben considerarse los consejos del punto anterior, además de un truco que funciona muy bien en estos casos, llamado la “regla del 20-20-20”: cada 20 minutos, mirar durante 20 segundos algo situado a 20 pies (unos seis metros) y así relajar un poco la vista.

Otro de los grandes males de las oficinas es el sedentarismo, y estos hábitos pueden tener consecuencias nefastas para la salud, como obesidad, problemas de circulación y eventualmente condiciones más serias como problemas cardíacos o diabetes, por lo que claramente en el trabajo se debe ser más activo, estirando las piernas de vez en cuando durante el trabajo, siendo 5 minutos por cada hora lo más recomendable, incluso puede usarse ese tiempo para tomar un poco de agua.

Algo también bastante típico es la mala postura, ya que no solo es el pasar mucho tiempo frente a una computadora sino la forma en la que se ocupa ese tiempo y a pesar de ser algo tan básico, no todas las personas conocen cómo sentarse correctamente y menos para trabajar por varias horas.

Una mala postura puede dar lugar a todo tipo de dolencias musculares como dolores de espalda, cuello y hombros, o sensación de entumecimiento en piernas y brazos son las más comunes, lo que acaba afectando el rendimiento. Puede tratarse tanto del mobiliario inapropiado o del mal uso de este.

Se recomienda mantener la espalda recta en un ángulo de 90º con respecto a los muslos, y éstos a su vez en un ángulo de 90º con respecto a las pantorrillas. Los pies, por su parte, deben poder apoyarse totalmente en el suelo o un reposapiés. Los brazos también deben estar doblados en ángulo recto con respecto a la mesa, con los antebrazos apoyados frente al teclado.

Finalmente, los movimientos repetitivos que por lo general se hacen en una postura forzada sin notarlo, y a la larga puede causar lesiones en los tendones, nervios, músicos y otros tejidos blandos del cuerpo, y derivar en dolencias como el síndrome del túnel carpiano. El problema no es sólo el hecho de repetir movimientos, sino de hacerlo además en un entorno no ergonómico, donde el mobiliario no está adaptado correctamente.

Para reducir en la medida de lo posible la aparición de lesiones por esfuerzo repetitivo, se debe naturalmente adoptar la posición correcta para trabajar, además de asegurarse sobre todo de que la mano que maneja el ratón tiene todo el antebrazo apoyado en la mesa, para evitar tensión en la muñeca, hacer movimientos suaves y sin demasiada fuerza, así como hacer pausas frecuentes en el trabajo, aprovechando para estirarse y relajarse.

➡Cualquier información adicional comunicarse con Milady Guillén 994.400.895 (Whatsapp o llamada) del Equipo Comercial.

 

Fuente del artículo de Pulso Corporación Médica:
Genbeta